Mycofit | Propóleo
140
archive,category,category-propoleo,category-140,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

PROPÓLEO

¿Qué es el propóleo?

El propóleo, própolis o propóleos, es la sustancia que defiende “la ciudad de las abejas”. Consiste en una sustancia resinosa de composición muy variable, con una consistencia sólida, a veces cerosa o granulosa, que se vuelve quebradiza a la temperatura de 15 ºC. A altas temperaturas, la masa se vuelve blanda y pegajosa.

Esta sustancia la elaboran las abejas fundamentalmente, a partir de resinas, brotes y yemas de los vegetales.

El color del propóleo es variable y depende del tipo de planta que las abejas usaron para recolectar las sustancias resinosas. Se han observado tres colores principales: propóleo verde, rojo, marrón o negro.

¿Cómo obtienen las abejas el propóleo?

Las abejas obtienen el propóleo principalmente a partir de las resinas vegetales secretadas por las yemas y la corteza de variados vegetales (encinas, cerezos, alisos, robles, pinos, abetos…). Las abejas utilizan sus mandíbulas para obtener estas resinas y mezclándolas con su saliva, las transportan en los cestillos de sus patas, para recubrir tanto el exterior como el interior de la colmena, así como cualquier insecto, pequeño animal o sustancia extraña que entre dentro de la colmena y no puedan sacarlo.

¿Cuál es la composición del propóleo?

Durante los últimos años se ha registrado un gran progreso en cuanto a la composición química del propóleo; a pesar de ello, su composición  no ha sido determinada más que con aproximación, ya que varía según las especies de plantas frecuentadas por las abejas, dependiendo de la vegetación que rodea el colmenar, e incluso la propia técnica de recolección, que influirá directamente en sus características macroscópicas y organolépticas. En general, se considera que contiene un 50-60% de resinas y bálsamos, un 30-40% de cera, un 5-10% de polen, 8-10% de aceites aromáticos.

El própolis es un producto muy complejo, soluble en alcohol etílico y en distintos disolventes orgánicos, tales como éter etílico, acetona, benceno y otros. Su punto de fusión se encuentra entre 62º C y 70ºC. Se endurece a 15ºC.

En su composición influyen distintos parámetros, tales como las especies vegetales sobre las que las abejas realizan su recolección, las zonas de procedencia, las variaciones climáticas, las variaciones del suelo, del agua… Todos estos factores  influyen en el hecho de que no se pueda hablar de una composición homogénea, ni única para el propóleo. Los más de 160 componentes activos descritos para el própolis se encuentran incluidos dentro de las siguientes categorías químicas: flavonoides, cumarinas (esculetol, escopoletol), taninos, derivados de ácidos fenólicos, terpenos (bisabolol, acetoxibetulenol, citral, azulenos …), esteroles, ácidos grasos insaturados (linoleico), polisacáridos, proteínas, aminoácidos, vitaminas (B1, B2, A, C, E –tocoferoles-, ácido nicotínico), minerales (calcio, potasio, sodio, magnesio, hierro, aluminio, fósforo, silicio …).