Mycofit | POLEN
22139
post-template-default,single,single-post,postid-22139,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

POLEN

El polen de abeja se produce a partir del polen de las flores de las plantas, que las abejas recogen y mezclan con el néctar y la secreción de sus glándulas salivales. De esta forma, se transporta en forma de gránulos que llevan sobre sus patas traseras a las colmenas. Después, las abejas no voladoras lo mezclan con su saliva y lo empaquetan en las celdas del panal, cubiertos con una mezcla de cera y miel. En estas condiciones, la fermentación anaeróbica origina la formación de ácido láctico, que actúa como conservante. La sustancia, producida de esta manera, constituye una fuente de nutrientes tanto para las abejas adultas como para las larvas. Los apicultores recolectan el polen utilizando trampas que permiten separar los gránulos de las patas de las abejas.

Los componentes del polen de abeja se componen de una gran cantidad de sustancias diferentes que incluyen nutrientes (proteínas, carbohidratos y lípidos), aminoácidos (el polen de abeja es una fuente rica en leucina, isoleucina y valina, aminoácidos ramificados exógenos), ácidos grasos y sus ésteres, vitaminas (carotenoides, B, E, H y ácido fólico), minerales (macro y microelementos), así como compuestos orgánicos fenólicos: flavonoides, ácidos fenólicos y sus derivados.

Además de por su gran valor nutricional, el polen tiene efectos antioxidantes, cardioprotectores, hepatoprotectores, antiinflamatorios, antibacterianos, inmunoestimulantes y antianémicos.

 

 

 

 

Tags:
No Comments

Post a Comment